F14F09

Hacía tiempo que la hoguera del jardín se había extinguido. El cortejo emigró a la chimenea.
Ahora parece sueño, pero en su momento también lo fue. Sus ojos disparados y su camiseta de la infancia, un poco dada de sí, con aquel dibujo ingenuo, concentrado en la purpurina de sus párpados.
Continúan los encuentros con gente entre humo y la guitarra que suena.
La capacidad de olvidar en tiempo real.
Los complementos de los disfraces iban cayendo.
Y de pronto se vio en un nuevo comienzo, cuando el pequeño grupo caminó hacia la orilla del mar.
Ya era gris.
No quería tener que olvidar lo que no iba a suceder. Y no quería interrumpir lo que no estaba sucediendo.
Tres regresan en bici pese a la llovizna.





---

No hay comentarios: