F22O11

Sólo la vi una vez en unas fotografías.
Estaban cogidos por el brazo. Ella miraba vivamente a la cámara.
Largo cabello ondulado de un amarillo rojizo. En otra foto le besaba la mejilla.

Él creo recordar que sonreía sin mirar, cabizbajo.

Las fotografías desaparecieron.

Un día, me sorprendió esa misma cabellera larga, naranja.
Espléndida. Dándome la espalda en el metro. ¿Por qué supe enseguida que era la misma?

En el mismo metro. En la misma línea de años atrás, en sentido contrario.

Tardé largo rato del trayecto en poder verle el rostro y confirmar mi recuerdo. Sin él.

---

2 comentarios:

Lucía Be dijo...

¿por qué las cabelleras nos provocan esos sentimientos? Melenuda, tenemos que investigar...

Cecilia Álvarez dijo...

Nos viene de raíz, Lucía...