Extractos

(Noviembre de 1915, Fernando Pessoa, Diarios)

1. Día de contrariedades constantes, nimias.
(...)
7. Día tranquilo. Agradable. Tranquilo en casa. Buena actividad mental por la tarde.
(...)
11. Día no demasiado agradable ni desagradable, aunque poco provechoso.
(...)
13. También sin carácter, más agradable que desagradable.
(...)
20. Día vacío, del tipo perdido, más agradable que desagradable.
21. Lo mismo que el anterior.
22. Lo mismo; bastante agradable, sobre todo por la noche, cuando estuve muy lúcido y locuaz. Por la noche, en estado de semiconsciencia, James.
23. La misma clase de cosas. Trabajé un poco en la traducción. El mismo arreglo financiero.
(...)
25. Me levanté con molestias en la garganta, pero se pasó. Un día perdido pero no desagradable, excepto en la medida en que sé que se ha perdido.
(...)
27. Un día ocioso, más bien sin sentido. Un encuentro con Nogales, más o menos interesante.
(...)
30. Día prácticamente desperdiciado, aunque agradable, porque el cielo estaba despejado, a pesar de una breve lluvia, y porque la vida transcurrió agradablemente. Por la noche tuve el placer de oír unos comentarios (de Cortes-Rodrigues y de Perdigao) sobre el gusto con el que me visto (¡oh, yo!) y pasé otra media hora en el hotel mirando (y cambiando miradas) con la chica (diecisiete años, magnífico), y le caí simpático, a ella y a su hermana, e incluso a su madre sorda. Hablé con ella sin embarazo, incluso mirándola a los ojos. ¡Ay...!





---

No hay comentarios: